FUNCIONAMIENTO Y MANTENIMIENTO DEL AIRE ACONDICIONADO DE SU COCHE

PIN

Conducir a la sombra a 30 °C ya no es un lujo. Antes reservado a los vehículos de alta gama, el aire acondicionado se ha convertido en un equipamiento esencial que los automovilistas exigen incluso en un coche urbano.

¿Cómo funciona el aire acondicionado en un coche?

En primer lugar, hay que saber que el principio físico utilizado es el de la compresión/descompresión de un gas. Cuando se comprime, la temperatura aumenta, mientras que cuando se expande (lo contrario de la compresión) se enfría. En el caso del aire acondicionado, se aprovecha este fenómeno para obtener frío. Desgraciadamente, para tener frío, primero hay que hacer calor, así que ¿cómo encontraron los inventores la forma de mantener sólo el frío? El objetivo es poder expandir el gas a presión para obtener frío. Pero, ¿cómo se consigue este gas a presión? Sencillamente, mediante un compresor que se alimenta de la correa de accesorios (es decir, del movimiento del motor a través de una polea, de ahí el mayor consumo al utilizar el aire acondicionado). El compresor tiene que funcionar, lo que requiere un mayor esfuerzo del motor. Desgraciadamente, el compresor aumentará la temperatura del gas, por lo que enfriarlo dará simplemente una temperatura tibia… La técnica consiste, por tanto, en enfriar el gas a presión antes de expandirlo, de modo que podamos obtener un frío mucho más «intenso». Para ello, hacemos como con el agua del motor, pasamos el gas a presión por un radiador de refrigeración. Tenga en cuenta que hay sensores para controlar la presión en el circuito, en particular el presostato que comprueba que no haya ni demasiada ni poca presión (si no es así, el sistema de aire acondicionado entra en modo de emergencia y el compresor se desconecta).

La temperatura se modula mezclando el aire que sale del calentador con el que sale del aire acondicionado. Por lo tanto, un sistema de aire acondicionado automático mezcla el aire de forma dinámica en función de la temperatura del habitáculo en relación con la temperatura deseada. La potencia del soplador (y del soplador en general) es asumida por lo que se conoce como soplador de aire (una especie de hélice cuya forma ha sido adaptada para trabajar en conductos de aire). El compresor realiza todo el trabajo energético generando presión en el circuito. Funciona por la fuerza del motor en el dispositivo accesorio accionado por correa. Ahora hay eléctricos porque los coches están abandonando poco a poco todo lo que funciona con energía térmica. Como se ha explicado anteriormente, se necesita un gas que se comprima y descomprima. Cuando no hay suficiente, hay que añadir más. Es un profesional con licencia el que puede recargar el sistema de aire acondicionado. Se basa en la cantidad de producto a inyectar. A continuación, comprueba las presiones de los circuitos (baja y alta presión) para ver si hay algún problema (por ejemplo, sobrepresión). Un sistema que funciona normalmente no afectará a su salud. De hecho, sólo el gas del sistema es tóxico. Sin embargo, se mantiene aislado en el circuito de aire acondicionado, por lo que se supone que nunca entra en contacto con usted (a menos que haya un problema anormal, por supuesto). El aire producido por el aire acondicionado sólo es aire exterior enfriado y deshidratado, no está en contacto con el famoso gas, algo que mucha gente parece creer … Por lo tanto, no debe dejarse creer que genera un aire particular y tóxico, o de lo contrario equivale a decir que el aire fresco es perjudicial para la salud …

Mantenimiento del aire acondicionado de su coche

Los acondicionadores de aire suelen ser eficaces durante mucho tiempo. No es raro que siga siendo eficaz después de varios años sin mantenimiento. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas cosas:

– Encienda el aire acondicionado regularmente, incluso en invierno. Esto lo mantiene en forma y al mismo tiempo deshumidifica su coche.

– Vigila el filtro secador, que filtra el agua y las impurezas del circuito. Si deja de funcionar, el daño puede extenderse a otros componentes (especialmente el compresor y la válvula de expansión).

– Debes estar atento a la más mínima fuga de gas. El gas es tóxico y su pérdida también puede dañar el compresor (es como hacer funcionar una bomba en el vacío, nunca es bueno).

– Del mismo modo, hay que vigilar el nivel de gas y rellenarlo en caso de escasez. Una revisión cada dos años está bien, ya que los coches de gama alta suelen mantener una buena carga durante mucho tiempo… Los coches más populares, en cambio, suelen necesitar una recarga.

– No intente gestionar la carga de gas por sí mismo y llame a un profesional bien equipado y con experiencia (tenga en cuenta también que el gas no debe tirarse como los residuos ordinarios)

– El filtro del habitáculo debe sustituirse cada 2 años como máximo cuando se vive en la ciudad (idealmente cada año), dando preferencia a las versiones con carbón activo. Esto no ayuda al aire acondicionado, pero sí proporciona un aire más saludable para los pulmones, y esto no es un detalle trivial…

– También hay que mantener los conductos de ventilación

Ahora ya sabes mucho más sobre el aire acondicionado de tu coche, pásate por el concesionario de coches de ocasión en Barcelona Crestanevada. ¡Que tengas un buen viaje!

You May also Like